¿Qué significan las 7R del reciclaje?

Cuando analizamos el problema medioambiental al que como sociedad tenemos que enfrentarnos, no debemos centrar el foco de atención en los materiales que utilizamos en la mayoría de procesos productivos, sino, más bien, en la gestión que llevamos a cabo de todos estos residuos en el proceso productivo de nuestras empresas.

La tecnología actual permite llevar a cabo un deslizamiento desde la economía lineal, asentada en el desaprovechamiento constante de recursos, hacia una economía circular.

foto

En ella, todas las acciones se dirigen hacia una misma dirección: el aprovechamiento y el alargamiento de la vida útil de todos los productos de los que hacemos uso en nuestro día a día.

foto

¿Qué cantidad de plástico se está produciendo en el sector industrial?

Según la industria del plástico, en Europa la producción de plástico alcanzó los 61,8 millones de toneladas en 2018.

Asia es la región con mayor producción del mundo, siendo responsable de la mitad de la producción mundial (51% del total). China es el principal productor de plásticos con un 30% del total en 2018, seguido por América del Norte (NAFTA) con un 18%. Europa ha pasado a un tercer puesto en la producción de plástico con un 17% del total en 2018.

En Europa durante 2018, más de dos tercios de la demanda de plásticos se concentró solo en seis países: Alemania (24,6%), Italia (13,9%), Francia (9,4%), España (7,6%), Reino Unido (7,3%), y Polonia (6,8%).

Con esto podemos ver que España es el cuarto país de la Unión Europea con mayor demanda de plásticos, donde hasta el 50% de los mismos acabaron en vertederos.

Los datos arrojados, si bien comparados con años anteriores, se nota una evolución del recilado de forma progresiva, no dejan de ser alarmante. Por ello es que se establece la regla de las 7R. Ellas se consideran fundamentales para logran sostenibilidad. Conócelas una a una.

foto

Las 7 hacia la sostenibilidad

Las Reglas 7R del reciclaje, basadas en la economía circular, te ayudarán a interiorizar este proceso de una forma mucho más sencilla. Es fundamental entender que aquí, el orden sí importa.

1. Rediseñar

El diseño de los productos es fundamental para reducir la cantidad de residuos que generamos de manera diaria. Por ello, conviene repensar cómo diseñas y fabricas tus productos, con el objetivo de minimizar la huella ecológica que transmites en el planeta.

La sostenibilidad debe encontrar un equilibrio con la funcionalidad. Hasta encontrar opciones que te permitan encontrar materiales que puedan ser reutilizados para su posterior reciclaje.

2. Reducir

La sociedad actual se basa en el concepto del consumo desmesurado. Consumimos cantidades ingentes de productos y nos despreocupamos, en la mayoría de las ocasiones, de los efectos de este tipo de acciones.

Adapta nuevos flujos de trabajo en tu empresa o en tu fábrica, que te permitan reducir tanto el consumo energético como los residuos que generas de manera diaria.

3. Reutilizar

La mayoría de los productos que desechamos de manera diaria, como las botellas de plástico, pueden tener infinidad de usos una vez ya no sirven para su función principal para la que fueron diseñados. En el caso del ejemplo mencionado anteriormente, se pueden llevar a cabo desde maceteros hasta portalápices.

Multitud de opciones que seguro que imprimen un aire nuevo a tu oficina, al mismo tiempo que disminuye su impacto en la huella ecológica del planeta.

4. Reparar

Ante de tirar, repara. En nuestro el catálogo puedes encontrar una gran cantidad de maquinaria para el reciclaje de plástico. Una selección de máquinas que van desde molinos trituradores, desgarradores, cizallas, extrusoras, afiladoras, lavaderos, peletizadoras, mucho más. Todas revisadas y reparadas para garantizar en todo momento su correcto funcionamiento a posteriori.

De esta manera, apostamos por ciclos de trabajo mucho más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Obteniendo ahorro económico a menor devaluación.

5. Renovar

Los objetos antiguos no tienen por qué resultar obsoletos. Actualízalos y aprovecha las opciones con las que cuentan para volver a llevar a cabo la función para la que fueron creados. Siempre esta la posibilidad de ponerla en venta para su posterior reacondicionamiento, como lo realizamos en nuestra empresa.

6. Recuperar

Si logramos redefinir el proceso de fabricación en nuestras fábricas, lograremos recuperar los desechos generados para poder reintroducirlos como materia prima en el proceso productivo posterior. De esta manera, podremos recuperar el máximo nivel de material posible.

7. Reciclar

Esta es la última regla y por lo tanto la última acción. El proceso de reciclaje de plástico es fundamental. A través de él, lograremos ofrecer una segunda oportunidad a todos los residuos generados para que sirvan de materia prima para nuevos producto.

Apostar por una transición hacia un modelo de consumo circular depende sin lugar a dudas de todos los sectores. Aplicar estas reglas y apostar por la conservación del planeta de parte del sector industrial es una responsabilidad.

Apuesta por maquinaria de segunda mano, consíguela en Gester

Al adquirir una maquinaria de ocasión para su empresa estará evitando la necesidad de seguir fabricando diferentes series o modelos, así como el surgimiento de nuevas infraestructuras destinadas a su fabricación, consiguiendo reducir la contaminación del planeta y proteger el medio ambiente.

Si está buscando equipar su empresa y aportar por una economía circular, no dude en contactarnos. Nuestros expertos le asesorarán.

Deja tu comentario